CRÓNICA

CRÓNICA
MAY

Nos llegan a contar hace un tiempo lo que hemos vivido estos meses y hubiésemos pensado que se trataba de una broma o del guion de una película. Todos.

Pero ha sido real,  y cada uno de nosotros lo hemos vivido de una manera muy personal, temerosos, escépticos, con responsabilidad, confinados, o como en nuestro caso, trabajando. Y me gustaría, aprovechándome de ello,  contar un poco como lo hemos vivido desde nuestro punto de vista.

Improvisación.

El viernes 13 de Marzo cerramos la farmacia como un día mas y la volvimos a abrir el lunes 15 en estado de alarma. A partir de ahí, improvisación.

No teníamos normas, recursos ni tiempo para hacer frente a lo que nos venía, y cuando el correo electrónico comenzó, y no paró, de recibir nuevas obligaciones, llegó la gente, la oleada de gente.

Resultaba casi imposible cumplir con todas las nuevas obligaciones cuando éramos casi incapaces de sacar el trabajo diario.

La gente.

El nerviosismo era general, desconocíamos lo que venía y todos, nos aseguramos de hacer compras, también en la farmacia. Así, conocimos las nuevas condiciones, colas y distancia de seguridad.

El teléfono sonaba constantemente. Algunos productos comenzaron a agotarse. El miedo asomaba. Pero el comportamiento de la gente fue ejemplar, paciencia infinita, comprensiva con nuestra situación y muy generosa con nuestras limitaciones. No podemos mas que dar las gracias.

Gel hidroalcohólico. Mascarillas. Guantes. Nuestras pesadillas.

No os podéis imaginar el dolor de cabeza que nos han dado estos productos. Hemos tenido que trabajar con proveedores con los que habitualmente no trabajamos y hemos tenido que adelantar mucho dinero para hacer frente a una situación que cambiaba a diario. Una locura.

En todo caso, nuestra prioridad ha sido siempre la de poner estos productos a vuestra disposición y a pesar de que a veces no ha sido fácil, y los hayamos hecho a precio de coste, ha merecido la pena. Sin duda.

El futuro.

Ha sido duro, muy duro. Mucha gente ha enfermado. Ha muerto. No lo podemos olvidar.

Ahora que afortunadamente parece que la situación va mejorando y vamos recuperando la normalidad  queremos mostrar nuestro reconocimiento a todos los que habéis luchado contra la enfermedad, a vuestras familias, a todos los que habéis seguido trabajando en muchos servicios por el bien de todos, a nuestros compañeros de profesión y, como no, a todos vosotros porque de esta salimos todos o no salimos ninguno. Un aplauso gigante.

*Articulo publicado el 22 de Mayo de 2020 en el semanario "Eta Kitto...".


Publicado por Iokin Elortza Sarasketa
Farmacéutico y Experto Universitario en Ortopedia y Ayudas Técnicas